Ojo con el pescado que compra en Semana Santa

0
565 views

La pesca en zonas prohibidas o en aguas estancadas, así como el traslado inadecuado de estos alimentos, puede generar riesgos a la salud por lo que las autoridades han extremado la vigilancia y el control a través de brigadas de respuesta inmediata, que son las encargadas de realizar, la Inspección, Vigilancia y Control de los factores de riesgo ambientales.

En el Atlántico, por ejemplo, las autoridades de salud del departamento trabajan en coordinación con las secretarías de salud municipales, realizando charlas dirigidas a la comunidad, orientándola y haciendo énfasis para que aprendan a identificar signos de riesgo al comprar o consumir derivados de la pesca que se encuentren alterados o contaminados.

Dentro de las estrategias que se vienen implementando por parte de la administración departamental está la intensificación de las actividades de vigilancia sanitaria para detectar productos que puedan convertirse en riesgo para la salud de los atlanticenses.

En cada visita a los expendios se toma en cuenta lo siguiente: aspecto externo del alimento conservado, etiquetas, fechas de vencimiento, Registro Sanitario del país, procedencia, (que no sea de contrabando), empaques no abiertos, perforados, oxidados, abollados o abombados. De igual forma si se observa algo fuera de lo normal el técnico podrá tomar muestras para examen de laboratorio cuando se requiera.

“De encontrarse situaciones como la alteración, contaminación o falsificación de los productos, previa toma de muestras en los que se verifique la calidad del producto mediante análisis de laboratorio, se tomarán las medidas sanitarias que la ley obliga”, puntualizó el Secretario de Salud, Armando de la Hoz.

Con el fin de que la comunidad identifique los productos que puedan representar un riesgo para su salud, se hacen las siguientes sugerencias para comprar buen pescado.

* Mirar el aspecto externo del producto.

* La presentación higiénica del manipulador (quien lo vende).

* La higiene del sitio donde se encuentran expuesto (recipientes, bandejas).

·* Protección contra insectos.

* La conservación a baja temperatura.

* El empaque adecuado y de primer uso.

* El entorno del sito donde se exhibe y se expende el producto.

* El aspecto higiénico de los utensilios y equipos con que se manipule el producto (cuchillos, ganchos, etc)

* Algunos signos de alarma por intoxicación con alimentos son: fiebre elevada, sangre en las deposiciones, vómitos prolongados, deshidratación, disminución en la orina, sensación de mareo y enfermedad diarreica por más de tres días para lo cual deberá consultar oportunamente con su médico.

En cuanto a los crustáceos menores como camarones y langostinos, no deben presentar manchas negras, olor desagradable o desprendimiento entre cabeza y tronco.

* Los calamares deben tener la piel lisa, suave y húmeda, sin manchas sanguinolentas o extrañas.

* Los mejillones, u otros moluscos bivalvos deben tener las valvas cerradas y una vez cocidos, abrirse. Si están abiertas, hay que comprobar que se cierran con un ligero golpe. Asimismo, se recomienda que las pencas de bacalao salado tengan un aspecto seco y sin puntos rojos o negros en su superficie, ya que ello indicaría que tienen hongos.

SIN COMENTARIOS