Nelda Piña, lider de tradición y de nuevas mezclas musicales

0
660 views
Fotografía tomada de la cuenta de Facebook de Nelda Piña
Fotografía tomada de la cuenta de Facebook de Nelda Piña

La cantadora de Bullerengue, Nelda Piña es una de las mujeres que ha aportado a la trascendencia de la música folclórica. Con 30 años de carrera demuestra que se puede mantener las costumbres y ser parte de la nueva ola al mismo tiempo, perteneciendo a dos agrupaciones “Nelda Piña Y sus Tambores” con la cual canta bullerengue y cumbia y “Nelda Piña & La Boa” la cual es una mezcla de tradición y otros ritmos. En el momento el gran sueño de la cantadora es formar un semillero para jóvenes y niños que se dedican a la música en su pueblo, Gamero Bolívar.

La  líder musical nació en Gamero, Bolívar en el año 1947,  se dedica a la música desde los 40 años sin embargo, desde los 14 se dedicó al oficio doméstico, con el fin de ayudar a sustentar  a su familia compuesta de 7 hermanos, siendo la mayor suspendió sus estudios para trabajar realizando el aseo doméstico y prestar el servicio de niñera en hogares de Cartagena, Santa Marta y Barranquilla. Sus padres se dedicaban a realizar actividades del campo “Salíamos a pilar y nos pagaban algo, pilando el arroz para comer, toda esa cosa a mí no me da pena, me llena de orgullo, porque la universidad de la vida le da a uno de muchas dificultades pero también le enseña a uno a defenderse”.

Como otras cantadoras tradicionales Nelda no esperaba dedicarse a la música de manera profesional, ni era uno de sus sueños estar en festivales, pero fue a los 17 años que recibió el primer comentario sobre su voz cuando trabajaba de mucama en un Hotel de Santa Marta y una orquesta se hospedaba durante las Fiestas del Mar, la administradora del lugar se acercó comentandole la posibilidad de dedicarse a la música “La señora Carmen me dijo: yo te he escuchado tararaendo en los cuartos cuando estas arreglando las camas y tú tienes buena voz, si  quieres yo hablo con el director para que te vayas con él y aprendas a cantar y ganes plata pendeja. Yo tomé eso como broma, porque yo soy campesina, yo ni tenia luz en mi pueblo, yo la cosa no la agarre en serio, me burlé y le dije no niña Carmen no sé cantar”.

La música para ella ha sido parte de su cultura desde niña, cuando escuchaba a las ruedas de bullerengue en su pueblo. Nelda dice que de pronto la música tradicional está en sus venas, pues su madre era sobrina de la cantadora Irene Martínez, quien también es de Gamero. El contacto con las cantadoras de su pueblo y el comentario resonándole en la cabeza la impulsó 20 años después a presentarle a la hermana de Emilia Herrera unas estrofas que compuso para que  la “Niña Emilia” cantara, sin embargo no aceptó porque solo grababa canciones que ella sabia o componía,  ya que no sabía ni leer ni escribir, pero el manager le llamó la atención la voz de Nelda proponiéndole dedicarse a esta labor.

Fue así que inició su viaje por la música, afirma ella que con miedo porque no tenia experiencia y además a los 43 años recibió la sorpresa de tener su 5to. Creando el grupo “Nelda Piña y sus tambores” con los músicos de Irene Martínez, que por cuestiones de contrato no pudieron seguir con la reconocida cantadora, Nelda realizó su primera presentación en público en Santa Rosa de Bolívar, después se le contrataba para amenizar reuniones políticas, las cuales la fueron llevando a conocerse en medios locales. Posteriormente grabó un LP de 8 canciones con el “señor Felito” y un variado de 14 canciones de bullerengue, cumbia y vallenato.

Su carrera musical iba creciendo cuando de pronto tuvo que suspenderla, tras separase de su esposo después de 28 años de matrimonio, decidió sacar a sus hijos adelante con otros oficios “Yo dije la música se va a un lado y yo quedaré luchando por mis hijos, que por cierto me dio muy duro porque no tenía la sostenibilidad económica para mantener a mi hijo mayor quien estudiaba en la Universidad de la Norte”.

Nelda Piña  y la Boa 

Después de criar a sus hijos, Nelda se había mantenido realizando presentaciones pero no muy recurrentes, fue su conexión con la agrupación La Boa lo que hizo que retornara a la música de lleno. Un día llegó un joven llamado Luis Carlos a su casa a proponerle viajar a Bogotá para realizar un concierto y talleres de música “Tú sabes cómo son esos cachacos que se exponen, tengan plata o no, ellos salen a investigar. Llegó a mi pueblo Gamero y empezó a investigar que quien cantaba y la gente me nombraba a mí”, Luis Carlos  pudo conseguirle los tiquetes y la estadía para que viajara a Fusagasugá con el tamborero de Petrona Martínez y logró ponerla en contacto con el percusionista de la agrupación La Boa. No era la idea desde un princpio que se unieran a ellos pero quedaron fascinados y decidieron crear Nelda Piña & La Boa.

Tres años y medio es el tiempo que lleva con la agrupación, la cual se compone de 10 músicos que mezclan champeta, rock, jazz, cumbia, entre otras influencias. Nelda afirma que disfruta estar en la agrupación con sonidos tan diferentes a los que estaba acostumbrada y con personas mucho más jóvenes que ella, “A veces me preguntan: ¿cómo hace usted para aguantarse ese poco de jóvenes, y yo digo pregúntenle a ellos cómo hacen para aguantar a una vieja como yo”. En los proyectos que ha logrado con la Boa ha sido grabar un disco de vinilo de 7 pulgadas, después en el 2015 grabaron un cd de 7 canciones y lo último fue la grabación de 3 temas “Me he dado a conocer por los medios, por ejemplo Youtube que yo ni sé de eso, mis hijos son los que me dicen”.

Trabajar en el medio de la música es cuestión de persistencia, Nelda explica que las ganancias por el momento no son muchas, ya que el costo de las grabaciones son altos pero si alcanzan a cubrir gastos de pasajes, estadía y aportar a un fondo para viajar, ya que han tenido la oportunidad de presentarse en Cuba, Uruguay, Argentina, Chile y México “Para mí es muy gratificante viajar, a estas alturas, imaginese una vieja”. Viajes es lo que le espera a Nelda, ya que su otra agrupación Nelda Piña y sus Tambores tienen programado para el 31 de julio realizar presentaciones en España, Alemania, Italia y Francia.

Si le preguntan por sus sueños ella nombra con la voz entrecortada a sus hijos por quienes luchó para que fueran personas con valores y pudieran ser independientes, ahora ellos la apoyan y  le dicen que no se preocupe. “Yo sufrí mucho en la vida sirviendo como doméstica, tu sabes que lo tratan a uno con menosprecio, incluso en el colegio a mí me hacían mucho bullying y yo le pedí al señor que mis hijos no quedaran así”.

En cuanto a su pueblo Gamero donde reside actualmente, expresa que le da gracias a dios por haber nacido en ese pedacito de tierra. Tiene en mente formar un semillero con los integrantes de la Boa para apoyar a niños y jóvenes quienes han aprendido por sus raíces “Ahí usted ve niños de 2 años que tocan la música y cantan, pero es empíricamente sin ningún apoyo”

La líder musical explica que la mayoría de las cantadoras inician su carrera  a los 40 o 50 años porque se les ve solo como unas señoras que se tomaban sus tragos, estaban en fiestas y realizaban celebraciones de sus ancestros. Se impresiona que en Bogotá haya chicos que invierten en su carrera musical y pagan sus talleres “se ve la gente que quiere absorber toda nuestra cultura.”  Afirma que espera que antes de colgar los tenis pueda dejarle algo a su pueblo “Ese es mi anhelo y ojalá se pudiera lograr porque esos muchachos han pedido ayuda pero no hemos podido, porque en el patio de mi casa tenemos una base para enseñar, pero no pude seguir porque pidieron ayuda estatal y le dijeron que tenían que tener un terreno legalizado y tengo un pequeño inconveniente con mi patio”

Nelda Piña con sus 70 años de edad y tras pasar una grave enefermedad hace algunos años  afirma que se le olvida todo en el escenario y mantiene una sonrisa constante, parece ser tímida, pero como cualquier persona que provenga del Caribe le gusta hablar, se considera con un corazón humilde pero de carácter fuerte, carácter que muestra en su esplendor cuando sale en el escenario, el cual vuelve su territorio y donde transmite con pasión su amor por su tradición.

Por Natalie Berdugo Cañón 

SIN COMENTARIOS